La Manzana de la Sabiduría

POR FA, MARIO, UN CONSEJO

Fecha
Categoría
Reflexión
imagen de las portadas de varios libros sobre una mesa

Me fui a pasear por librerías de media España para situarme al borde del suicidio literario y tirar a la papelera las pocas páginas escritas.

—¿Cómo voy a conseguir que se fijen en mi novela con otras doscientas novedades en la mesa de las librerías?

Y hablé con unas cuantas consultoras literarias para que me dijeran como estaba el patio y qué debía hacer. Después de mil años juntando letras como periodista se cómo llenar folios, pero eso no es una novela. Por eso quería escuchar la versión de otros expertos y novelistas.

Y bien me vino escuchar los consejos de Francesc Miralles, Roger Domingo, Amalia Sánchez, Ana Nieto, Maria Luisa Penin y las últimas valoraciones de mi editorial actual ‘Ole Libros’, con las preciadas correcciones de Maria Luisa Toribio. De todos saqué ideas que sugiero escuchen a cualquiera que quiera dedicarse a escribir. No las voy a contar aquí porque cuestan dinero.

 

Pero mientras dedicaba cada día cuatro horas a escribir un folio, aún me sentía huérfano de valoraciones. Nunca entendí como hay gente que escribe un libro en tres meses. Y otro en otros tres meses. Y así hasta el infinito, cuando Vargas Llosa o García Márquez reconocen tardar diez años para crear un libro.

Así que también decidí pedir consejos a los grandes. Y encontré buenos libros que también debe leer cualquiera que quiera dedicarse a contar historias:

Mario Vargas Llosa: Cartas a un joven novelista

Joseph Campbell: El héroe de las mil caras

Markus Zusak: La ladrona de libros

Chuck Palahniuk: Plantéate esto

Toni Aira: La política de las emociones

Stephen King: Mientras escribo

 

El escritor tiene que ser principalmente un buen lector, dice Pérez Reverte. Así que aconsejo que cualquiera que quiera escribir, primero, mientras y después, debe leer, leer y leer.

De estos libros saqué los mejores consejos, pero uno fundamental. Escribe lo que quieras, tíralo a la papelera y vuelve a escribir. Al final escribir es darse el gusto de hacerlo: lo de vender lo que escribes ya es otra cosa.

Autor: lee, lee, lee y escribe, escribe y escribe.

Otro día te cuento qué hacer cuando vas por el capítulo veinte y te das cuenta de que el narrador no cumple su función.

—¿Qué hago con él?

 

imagen de la firma de una persona

 

 

 

 

 

 

¡Hazte ya con la novela de la que todos hablan!

DISPONIBLE EN: